Cómo enseñarle a un niño las habilidades sociales desde el hogar

Enseñar a tu hijo a ser considerado y cortés con los demás no solo es esencial para su desarrollo emocional, sino también para crear una comunidad positiva y responsable en los años venideros.

Las habilidades sociales son fundamentales cuando se trata de interactuar con éxito y llevarse bien con los demás. Se requieren a todas las edades para lograr la felicidad personal y el éxito en la escuela, la vida y las relaciones.

Tengo muchos años dando clases en un kinder en Lindavista y, al principio cuando no tenía hijos me limitaba a trabajar con los niños en el colegio y mantenía una constante comunicación con los padres para desarrollar esta valiosa habilidad en los pequeños.

Ahora que ya soy madre, me resultó mucho más fácil ayudar a mis hijos con sus habilidades sociales desde temprana edad cuando se desenvuelven de una forma diferente en el patio de recreo.

A medida que crecen y sus vidas sociales se vuelven cada vez más complejas, se requiere más atención y pensamiento para ayudarlos a trabajar y jugar bien con sus compañeros.

Esto a veces no es sencillo por lo que, con base en mi experiencia te comparto algunas técnicas que uso para mejorar las habilidades sociales con mis hijos en edad escolar y que también me han ayudado con mis alumnos:

  1. a) Sé un ejemplo a seguir

Los niños harán lo que haces en lugar de hacer lo que dices, por lo que siempre reflexionaré sobre mi propio comportamiento y mis hábitos cuando los niños presenten un comportamiento desafiante.

Por ejemplo en casa, tenemos una tabla de puntos para todos los miembros de la familia y si mi esposo o yo demostramos un comportamiento “malo” como gritar o ser muy crítico, los niños pueden quitar algunos puntos de nuestra cuenta.

Información: Colegios Florencia Nightingale y El Economista   || Vídeo: YouTube || Si quieres que tus hijos tengan mejor educación entra a Colegios Florencia Nightingale

  1. b) Concéntrate en un par de habilidades a la vez

Aunque me encantaría que mis hijos siempre sean el modelo de buena conducta social, no todos los niños son expertos en dominar todas las habilidades.

Toma pasos de bebé, por ejemplo, mi hijo de segundo grado adquirió el hábito de jactarse de sus logros. Le explicamos que, en lugar de alardear, tenía que hacer un cumplido todos los días.

Si bien fue difícil para él al principio, puedo ver que ahora es mucho más natural. Está entre los primeros niños en felicitar a un miembro del equipo por un gol anotado o decirme que realmente le gusta algo que cociné.

  1. c) Practica, practica y más practica

Me ayuda a calmarme cuando me recuerdo que una habilidad social es solo eso, una habilidad que debe practicarse como aprender a tocar el piano o a atar los cordones de los zapatos.

Estar preparado para repetirse presenta muchas oportunidades para ayudar a tu hijo a practicar la habilidad y se extiende este reto hacia mis pequeños alumnos.

Recuerda: una deficiencia en las habilidades sociales no es un reflejo del carácter de un niño o su crianza.

  1. d) Da ejemplos del comportamiento deseado

A veces, los niños necesitan un modelo sobre cómo practicar un comportamiento en particular y ayuda cuando se les señala un ejemplo.

Por ejemplo, mi hijo de siete años estaba participando en una colecta de alimentos en el supermercado local, pero no sabía cómo acercarse a las personas.

Un chico mayor amablemente se asoció con él y le mostró cómo hacer una petición educada.

Lo hicieron juntos varias veces hasta que mi hijo ganó la confianza para probarlo por sí mismo.

Ahora cada vez que vemos a alguien mostrando un buen comportamiento social, mis hijos, mi esposo y yo lo valoramos y lo utilizamos como una oportunidad para aprender.

Y justamente este tipo de valores y enseñanzas son las que llevo al aula lo que ha hecho que mis pequeños escuchas logren desarrollar mejores habilidades y me ha ayudado a apoyar a los padres de mis alumnos.