Cerca de la música.

Lo más cerca que había estado de la música era a través de los casettes y CD´s que tenía su familia, el único instrumento que había pretendido tocar era la reglamentaria flauta dulce, alguna vez a su hermana le regalaron una guitarra, fue a clases pero después de un tiempo las dejó.

Ella nunca se había sentido capaz de aprender a tocar algún instrumento, nunca se le había dicho que no podía pero tampoco que era una opción, le daba vergüenza querer aprender con edad tan avanzada, sobre todo después de ver a los niños de 10 años interpretando canciones de 3 notas.

La música para ella había sido un mundo el cual solo tenía el gusto de ver a lo lejos como si fuera un escaparate, ver como los músicos habían regalado tantas canciones y sentimientos al mundo. En sus letras expresaban lo que traían adentro, sus melodías combinaban con la intención.

Quería pertenecer ahí pero no se atrevía, quería contar sus historias pero sentía que en un papel no alcanzaban su potencial, era una insatisfacción latente que cuando se acordaba le molestaba.

En la calle le dieron un volante, era una fotocopia con un papel de color intenso, había verde, rosa y amarillo. El de ella era verde y era obvio que fue hecho con Office 365, que puedes comprar en CyberPuerta  en este se invitaba a una guerra de bandas, la idea de ir le emocionaba porque muchas de sus mejores experiencias las había pasado en algún concierto con la música en vivo.

El encuentro era el viernes en la noche, la mayoría sale del trabajo temprano aunque otras personas tienen horario normal así que en la audiencia es muy fácil ver quiénes son esos rockeros disfrazados de trabajadores. Hay algunos puestos vendiendo cervezas, se compró una cerveza para no desentonar con el ambiente.

En el mismo volante había un cronograma de las bandas, la verdad es que lo había ignorado hasta ese momento que se percató que lo había hecho bola en la bolsa de su chamarra de mezclilla. Abrieron tres bandas, se escuchaban interesantes el problema es que se notaba de donde sacaban su influencia musical, esos sonidos hacían que escucharlos fuera un poco incómodo, lo intentaban demasiado.

Referencias: YouTube, CyberPuerta y Reforma 

La cuarta banda entró un poco nerviosa, conformada por tres personas, todos varones, uno se colocó en la batería, otro se colocaba el bajo y el guitarrista sin camisa y con pantalones que no eran de su talla acomodaba el micrófono, revisaban rápido que todo sonara adecuadamente.

Empezaron a tocar, en algunos acordes las influencias musicales eran muy obvias pero había partes que sonaba a… ellos. No podría decir que fue lo que le llamó la atención pero ese guitarrista había embelesado su mirada. No era guapo, medianamente atractivo tal vez y es que parecía otra persona con los dedos sobre su guitarra emanaba una seguridad que se transformaba en sensualidad.

La música estaba en segundo plano, ella no podía quitarle los ojos de encima, el guitarrista llegó a encontrar su mirada en algunas ocasiones, estaba pasando algo entre ellos. Unas sonrisas pícaras mientras la música seguía.

Ella no tenía idea pero eso era lo más cerca que iba a estar de la música.

 

Cuadernos de la tía abuela

Mi abuela hace mucho tiempo me contó que su hermana escribía pero que nunca publicó nada decido a que no se le ocurrió la idea, mientras limpiábamos su armario que era de una madera gigante y viejo encontró uno de los cuadernos donde escribía. Ella decía que su propia vida era su inspiración y que tenía muchos cuadernos como esos, algunos estaban a lado de la caja del Switch Cisco.

Consigue lo que necesitas en Abasteo

Le pregunté si podría leerlos porque me daban mucha curiosidad, ella me respondió que sí. Que no hay gloria más grande para un escritor que ser leído, aunque no todo lo que se escribe hay que leerlo, tomando en cuenta eso lo tomé y me lo llevé a mi cuarto, antes de leer me dije que leería un cuento diario.

Este fue el primero de este cuaderno que lo único que tenía en la portada era el número 2 rayado con un bolígrafo negro, alguien se había asegurado que de esta forma nunca se dudara de cuál era el número ahí.

Angustia

Me escucho en un cuarto cerrado, en un eco que le cuesta rebotar en las paredes pero que ha vivido de forma casi perpetua en las paredes de mi mente, trato de esconderme no quiero que me persiga, no quiero que me haga recordar.

Mi cerebro se ha preparado para atacar, le he dado demasiado trabajo que hacer, está cansado y no sabe de qué encargarse primero. Mi negación solo me hace la presa perfecta, pareciera que me he embarrado el cuerpo con sangre y me hubiera metido a un tanque de tiburones blancos.

Soy mi propia presa, soy mi propia cazadora, me tengo en la mira pero al mismo tiempo no quiero encontrarme, no quiero ver lo que hay en mis ojos, no quiero volver a lo que me hizo yo, esos miedos que aún viven en un lugar de mi cuerpo.

Estoy cansada de vivir atormentada pero no sé cómo podré hacer la paces, las lágrimas ya no son suficientes para alcanzar mi paz mental, que algunas veces soy dueña de mí y otras soy víctima de las heridas de mi vida que no he tenido el valor de dejar en paz. Una zona de guerra es todo lo que conozco y me da miedo dejar de pelear, me da miedo ser pequeña, débil y que me apuñale por atrás.

No quiero moverme pero al mismo tiempo quiero escapar, siento el aliento de mis demonios en la nuca pero el único momento cuando siento la mordida es cuando estoy sola en mi sala. Mis costillas tratan de domar a mi corazón, es una protección pero al mismo tiempo una jaula, no saben cómo controlarla, les da miedo lo alterado que está.

Me he convertido en mi propio veneno que no tengo que tomar, todo corre por mis venas y no lo puedo ignorar, sé cuándo llega a mi casa, solo viene con pasado combinado con tristeza, nostalgia con insípidos hubieras, decisiones torpes que les falto más experiencia, todos arrepintiéndose pero continuando el ciclo en mi cuerpo.

Unas horas después despertaba y todo estaba intacto es ahí cuando el eco volvía a aparecer.

Referencias: YouTube , Abasteo , Mercado Libre 

El uso del empaque flexible, una alternativa para el embalaje que reduce el desperdicio y los gastos generales

Como dueño de un negocio donde el embalaje es un proceso crucial debes por lo tanto observar las soluciones que estás utilizando actualmente.

Recuerda visitar Aplemsa 

Esto puede parecer intrascendente al principio, sin embargo, con una amplia selección de empaques flexibles disponibles en el mercado en estos días, puedes encontrar una solución de empaque más simple que no solo puede acelerar el proceso de empaque sino también acelerar la eficiencia general del equipo de producción.

Alternativamente, echemos un vistazo más de cerca a cómo se puede mejorar un proceso de empaque considere el uso de envases flexibles.

Esto significa tener en cuenta el espacio para mejorar tu tipo de empaque actual cuando sea posible.

Con esto, puedes evitar el uso de más de un tipo de embalaje externo para proteger tus artículos durante el tránsito.

Usar una bolsa de correo y una caja para proteger un artículo pequeño puede parecer un poco excesivo, y es posible que solo necesites uno de ellos.

Los empaques de bloqueo o las cajas con flejes de plástico son buenas opciones a considerar si actualmente estás usando cajas de cartón estándar para empacar y enviar tus artículos.

Estas opciones ahorrarán tiempo en la etapa de empaque, ya que esto elimina la necesidad de que un operador dedicado ocupe tiempo para sellar las aletas en preparación para un empaque fácil.

Luego considera cuánto empaque estás comprando actualmente.

Si bien es lógico que solo ordenes más cuando sea necesario, vale la pena evaluar cuánto costaría comprar un palet del tamaño adecuado para proteger tus productos.

Esto no solo mantiene el proceso de reposición en curso, sino que, en última instancia, evitas que se detenga el proceso de envío si te quedas sin embalaje.

¡Te sorprendería cuánto equivale el costo por caja cuando se vende en cantidades de palets, puedes ahorrar una cantidad considerable!

En la misma nota, suponiendo que los productos que envías son del mismo tamaño, el empaque personalizado es una excelente forma de optimizar tu proceso de empaque.

Con una caja personalizada, condensas tus perfiles de empaque y reduces la cantidad de espacio vacío dentro de un paquete.

 

Del mismo modo, las cajas ajustables se están convirtiendo en una opción de embalaje popular.

Con cajas incorporadas, estas cajas son una solución perfecta para negocios que envían productos con una profundidad variada, permitiendo a los operadores cortar los lados de la caja según la altura requerida.

Usado en conjunto con el empaque aéreo, no solo reduces el desperdicio sino que también limitas los rangos de empaque en el almacenamiento, lo que te permite aprovechar las cantidades de descuento cuando compras un lote del mismo producto.

Al utilizar un empaque que puede adaptarse a tu contenido, no solo evitas el envío de aire, sino que aceleras el proceso de envío, ya que el uso del empaque de protección se limita a soportar el producto durante el tránsito en lugar de llenar el espacio vacío.

Para las empresas que dedican espacio para almacenar protecciones internas voluminosas, como los chips de poliestireno, considera cambiar a la protección de colchón de aire.

Siguiendo el mismo principio que el empaque basado en papel, el relleno de vacío basado en aire disminuye la necesidad de capas de protección interior y el cojín protege tu producto con aire comprimido durante el tránsito.

Cambiar a un empaque flexible no tiene que interrumpir el flujo actual de los procesos que ya tienes implementados, pero con cambios pequeños y sencillos puedes ver una reducción en el desperdicio y un mejor uso de los gastos generales.

Y en el transcurso de un cambio, es posible que el despacho se vuelva más eficiente.

Fuentes: YouTube, Aplemsa y Prezi