Logra objetivos con tu Bullet Journal

Es muy común que ya que estemos viendo videos de Bullet Journal  nos entre esa duda abrumadora de ¿Para qué? Recordemos que este sistema se puede adaptar a tus necesidades que es la razón principal de porque existe y tiene tanto éxito. No hay dos Bujo iguales porque no hay dos personas iguales.

Uno de los propósitos del Bullet Journal es que puedas organizarte y hacer las cosas, está muy enfocado a crear hábitos, existen unas plantillas que se llaman “Trackers” básicamente es para registrar un hábito por ejemplo si tu propósito del año es leer ¿Qué tal si para alcanza tu objetivo lees 15 minutos al día? Y como es una acción diaria diseñas algo para que puedas ver que tanto has avanzado.

Hay muchísimos tipos de trackers, desde mandalas, colores y uno de los más famosos es el sistema de Pixeles y se adaptan a lo que necesites como: estudiar, sacar al perro, tomar agua, asistencia a las clases de inglés en línea en Harmon Hall etc.

Otra cosa para la que ayuda muchísimo es concretar, que los planes dejen de serlo y se conviertan en objetivos.

En lugar de tener una lista de pendientes es mejor si los anotas pero si les das una fecha, no tengas miedo a comprometerte contigo mismo y decir “el martes voy a hacer esto” , no tienes que hacerlo todos los días o el mismo día pero sin duda ayudará a despejarte de esos pendientes que según tú no tenías o que son para después.

A muchas personas les ayuda el hecho de que lo tengan anotado porque en tu Bujo deberás poner si se completó la tarea, se canceló o a cuando se movió y créeme que no es tan cómodo ir pasando esa tarea todos los días por las próximas dos semanas ¡Visualmente es horrible! Además probablemente un día te hartes y decidas hacerla.

Igual aplica para tus relaciones personales ¿Has dicho que te vas a tomar un café como con 100 personas y no has visto a ninguna? Tal vez es hora de que pienses si e verdad quieres hacerlo y si la respuesta es sí, manda mensaje y agenda de una vez ¡Que no pase más tiempo! Ya verás si valió la pena o no pero haciendo cosas ayudarás a tu autoestima a terminar las cosas que empezaste.

Al fin y al cabo uno de los propósitos del Bullet Journal es que vivas mejor, más feliz y que alcances todas tus metas. Sabemos que no es de la noche a la mañana por eso hay que hacer algo para lograrlo todos los días, por más pequeño que parezca o por más flojera que tengas sabes que te llevará a algún lado.

Si hay un mes donde no pudiste hacerlo como querías ¡No te preocupes! Tienes una semana nuevamente para retomar solo no pares, el movimiento nos hará llegar a nuevos lugares y conocer nuevas parte de nosotros que no conocíamos.

Vídeo: YouTube || Bullet Journal || Harmon Hall 

Así que ¡A cumplir tus propósitos!

 

Aprendiendo inglés con videojuegos.

Cuando iba en la primaria, muchos de mis amigos jugaban videojuegos, yo había tenido oportunidad de jugar en consolas cuando iba a visitar a mis primos, por fortuna cada par de primos tenía una diferente así que pude experimentar con distintos juegos.

Una navidad, mis papás nos regalaron una consola a mi hermana y así. Estábamos muy emocionadas aunque por desgracia todo estaba en inglés, había cosas traducidas al español pero mucho de los contenidos de los juegos era totalmente en ese idioma.

Teníamos inglés en nuestra escuela pero  era un nivel básico, sin embargo aprovechamos eso y tratábamos de entender lo que leíamos empezando con el manual que venía con el sistema de entretenimiento y los manuales que incluían los juegos, algunos términos se hacían constantes por lo que nos los aprendimos muy bien.

Teníamos un diccionario que hojeábamos cada que teníamos una duda, solo que había cosas que fuimos aprendiendo sobre la marcha como que es muy importante el contexto para entender un texto o que podemos encontrar palabras claves para tener una idea sobre que estamos hablando.

REFERENCIAS: YouTube || Harmon Hall || Redalyc 

Nuestra primera consola fue el GameCube de Nintendo, una consola con literal, la forma de un cubo, pequeño y compacto. Aquí ya no existían los cartuchos, y eran unos discos muy pequeños los hicieron con la intención de evitar la piratería pero no tardó mucho para encontrar títulos reproducidos ilegalmente.

Por fortuna, el internet comenzó a hacerse más popular así que había más café internet, nosotros íbamos uno cerca de nuestra casa cuando teníamos muchas dudas, las escribíamos en una libreta así cuando fuéramos aprovechábamos cada segundo para poder resolver dudas, algunas ocasiones ahorrábamos unos pesos para poder quedarnos unos minutos más.

Cuando salíamos del café-internet salíamos con las ideas más claras y una investigación que si hubiera hecho eso en la escuela seguramente tendría 10 en todas mis materias. Obviamente era más sencillo pasar un juego entendiendo todo aunque también parte de jugar era aventurarse a la nada o la incertidumbre.

Unos años después nuestros padres nos pudieron costear  en Harmon Hall un curso de inglés en línea, nos hicieron un examen de diagnóstico y así podernos colocar en un nivel adecuado y para mi sorpresa me colocaron en nivel intermedio cuando toda mi educación había tenido un inglés básico.

Gracias a este curso me animé a hablarlo que era algo que me daba mucha pena pero como todo, la práctica hace al maestro, era muy buena para los exámenes de comprensión lectora y tenía un vocabulario amplio en el aspecto de la tecnología.

Nunca pensé que el jugar videojuegos me ayudaría a mejorar mi idioma, decidí continuar preparándome en el idioma, pude certificarme como profesora que si bien actualmente estoy en la universidad eso me da la oportunidad de trabajar de medio tiempo , doy asesorías, hago traducciones, doy clases de regularización y eso me da un poco de ingreso para seguir con mis estudios y claro si llega a sobrar ahorrar para poder seguir jugando videojuegos.