Cerca de la música.

Lo más cerca que había estado de la música era a través de los casettes y CD´s que tenía su familia, el único instrumento que había pretendido tocar era la reglamentaria flauta dulce, alguna vez a su hermana le regalaron una guitarra, fue a clases pero después de un tiempo las dejó.

Ella nunca se había sentido capaz de aprender a tocar algún instrumento, nunca se le había dicho que no podía pero tampoco que era una opción, le daba vergüenza querer aprender con edad tan avanzada, sobre todo después de ver a los niños de 10 años interpretando canciones de 3 notas.

La música para ella había sido un mundo el cual solo tenía el gusto de ver a lo lejos como si fuera un escaparate, ver como los músicos habían regalado tantas canciones y sentimientos al mundo. En sus letras expresaban lo que traían adentro, sus melodías combinaban con la intención.

Quería pertenecer ahí pero no se atrevía, quería contar sus historias pero sentía que en un papel no alcanzaban su potencial, era una insatisfacción latente que cuando se acordaba le molestaba.

En la calle le dieron un volante, era una fotocopia con un papel de color intenso, había verde, rosa y amarillo. El de ella era verde y era obvio que fue hecho con Office 365, que puedes comprar en CyberPuerta  en este se invitaba a una guerra de bandas, la idea de ir le emocionaba porque muchas de sus mejores experiencias las había pasado en algún concierto con la música en vivo.

El encuentro era el viernes en la noche, la mayoría sale del trabajo temprano aunque otras personas tienen horario normal así que en la audiencia es muy fácil ver quiénes son esos rockeros disfrazados de trabajadores. Hay algunos puestos vendiendo cervezas, se compró una cerveza para no desentonar con el ambiente.

En el mismo volante había un cronograma de las bandas, la verdad es que lo había ignorado hasta ese momento que se percató que lo había hecho bola en la bolsa de su chamarra de mezclilla. Abrieron tres bandas, se escuchaban interesantes el problema es que se notaba de donde sacaban su influencia musical, esos sonidos hacían que escucharlos fuera un poco incómodo, lo intentaban demasiado.

Referencias: YouTube, CyberPuerta y Reforma 

La cuarta banda entró un poco nerviosa, conformada por tres personas, todos varones, uno se colocó en la batería, otro se colocaba el bajo y el guitarrista sin camisa y con pantalones que no eran de su talla acomodaba el micrófono, revisaban rápido que todo sonara adecuadamente.

Empezaron a tocar, en algunos acordes las influencias musicales eran muy obvias pero había partes que sonaba a… ellos. No podría decir que fue lo que le llamó la atención pero ese guitarrista había embelesado su mirada. No era guapo, medianamente atractivo tal vez y es que parecía otra persona con los dedos sobre su guitarra emanaba una seguridad que se transformaba en sensualidad.

La música estaba en segundo plano, ella no podía quitarle los ojos de encima, el guitarrista llegó a encontrar su mirada en algunas ocasiones, estaba pasando algo entre ellos. Unas sonrisas pícaras mientras la música seguía.

Ella no tenía idea pero eso era lo más cerca que iba a estar de la música.